Leyenda del Jinete Fantasma

Esta versión ha sido proporcionada por el Sr. Manuel Alonso Landauro, profundo conocedor de la historia de Ascope.

Había en el siglo pasado un tráfico intenso entre las poblaciones andinas y Ascope.  Los vecinos de Cascas trasladaban su mercadería a caballo, mulas y carretas. Otras lllegaban para gozar del verano, cerca a las playas del litoral peruano.

Una pareja de recien casados se dispuso a pasar su luna de miel en la floreciente ciudad de Ascope. Bajaron de la ubérrima ciudad de Cascas, cuando los rayos solares se difundían maravillosos por el camino que conducía a la costa. Después de hacer un largo alto, para descanzar y tomar sus alimentos, lograron llegar al atardecer a un lugar llamado “La Encañada”.

Los viejos ascopanos suelen narrar historietas de asesinatos, apariciones siniestras, asaltos, robos, y abusos sin nombre que cometían los asaltantes en este desolado paraje, camino del trayecto de Cascas, a la ciudad de Ascope.

Los antedichos viajeros llegaron a las 6 de la tarde a este lugar.  De repente al esposo le sobrevino la necesidad de la cual nadie puede prescindir y separándose un poco de su esposa, le dijo: que siguiera delante y que le esperase al fin des estrecho de La Encañada, despues de terminar su necesidad, al cerrar la oración de la tarde, montó su caballo, la oscurida ya invadía todo, pero cual no sería su sorpresa, que tuvo el viajero, por que siente junto a su esposa, a otro jinete, que se prendía de él, lleno de espanto el hombre se desmayó al llegar al lugar donde se encontraba su esposa esperándole, cuando volvió en si, no se expresaba bien, a los pocos días después de llegar Ascope, fallecía por la fuerte impresión que tuvo.

Article publié pour la première fois le 09/08/2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *